La Red Euro Latinoamericana para la Prevención de la Tortura y la Violencia Institucional (RELAPT) tiene por objetivo sensibilizar e informar a los Estados Americanos sobre la problemática de la tortura y la violencia institucional, a través de las funciones desarrolladas por cada uno de sus cuatro mandatos.

A largo plazo, el objetivo principal que tiene la RELAPT consiste en la creación de un Comité para la Prevención de la Tortura en América Latina (CPT-AL), mecanismo de prevención regional semejante al Comité Europeo para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa que refuerza y sirve de apoyo al trabajo llevado a cabo por los sistemas universal y nacionales. Conocedores de la complejidad que semejante objetivo significa, la RELAPT se ha propuesto, mediante sus 4 mandatos, trabajar para crear una cultura política basada en la información y la sensibilización que ayude a recorrer este camino.

a) Un mandato político y de sensibilización: que se dirige a la promoción en los países de América Latina de la adopción de políticas y prácticas que contribuyan a la eliminación de la tortura en los centros de privación de la libertad.

b) Un mandato formativo y de capacitación (Académico): que por medio de los cursos y programas ya existentes y promovidos por los miembros de la RELAT, así como de los futuros promovidos por la propia Red, busca generar conciencia, capacitar a estudiantes, y formar nuevas generaciones de profesionales interesados en la promoción de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad y en la rendición de cuentas de los responsables de la violencia institucional.

c) Un mandato de análisis y de prevención:El objetivo principal de este mandato es la creación del Observatorio Latino Americano para la Prevención de la Tortura y la Violencia Institucional (OLAT). El OLAT se concibe como una herramienta central para proyectar la función de información y sensibilización que se propone la RELAPT, lo cual, se pretende hacer mediante la recopilación de leyes, sentencias, informes, y casos de tortura y malos tratos a nivel internacional, regional y estatal, para generar una base de datos de fácil acceso para operadores jurídicos, comunidad científica y políticos responsables de la elaboración de políticas públicas en estas materias.

d) Un mandato de comunicación y difusión cuyo objetivo principal es el informar y dar visibilidad sobre la situación de violencia institucional en los países de América Latina con la misión de promover el debate público entre distintos sectores sociales acerca del fenómeno de la tortura y las distintas respuestas institucionales a este fenómeno. Para ello el OLAT se propone elaborar Informes periódicos que sirvan para promover políticas de mejora de los sistemas penales latinoamericanos, así como para el perfeccionamiento de los mecanismos que deben integrar el futuro Comité para la Prevención de la Tortura en América Latina.

Entre los principales resultados esperados derivados de los mandatos descritos se encuentran los siguientes:

 

1.     La compilación de una colección documental de legislación, jurisprudencia y doctrina; de crecimiento progresivo, sobre las legalidades y realidades de la tortura, debidamente sistematizada y catalogada, que sirva de fundamento a iniciativas de investigación y de información alrededor de la temática específica de la tortura.

 

2.     La puesta en marcha de un Sistema de Información que configura un centro de documentación estadístico accesible en línea, generador de informes periódicos cuya intención será contribuir a mejorar los sistemas nacionales.

 

3.     La divulgación e intercambio de buenas prácticas para la prevención y abolición de la tortura en los centros de privación de la libertad, a través de informes anuales, congresos internacionales y otras actividades académicas relacionadas,  la promoción de resoluciones con organismos políticos regionales y acciones de incidencia para conformar Mecanismos Nacionales de Prevención de la Tortura. 

 

4.     Una oferta académica de postgrados y cursos de especialización en materia de tortura, disponibles a través de los miembros académicos, a través de modalidades presenciales y en línea.

 

5.     Promoción de la ratificación por parte de los países que aún no lo hayan hecho de aquellos protocolos y tratados relacionados con la temática del Observatorio.