La alarmante situación de vulneración de los derechos humanos dentro de los centros de privación de la libertad1 en América Latina y Europa, ha estado en la base de las conversaciones preliminares a la constitución de la RELAPT en los años 2012 y 2013 cuando iba a cumplirse el treintagésimo aniversario de la adopción de la Convención contra la Tortura de las Naciones Unidas a finales de 2014.

 

La Red se fundó desde el convencimiento que más que celebrar un hito obviamente histórico como fue la adopción de semejante instrumento universal, la mejor forma de recordar su vigencia y renovar los compromisos que emergen de la misma, debía venir promovido por la necesidad de una potenciación de sus mandatos y principios como se verá más adelante.

La experiencia de las instituciones estatales, las organizaciones sociales y los centros académicos de América Latina, por un lado, y el examen y debate que desde su creación el Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos desde la ciudad de Barcelona (OSPDH-UB) ha mantenido con ellas, por el otro, consolidaron la sinergia para construir una estructura internacional de trabajo, acción y difusión en torno a las realidades de los sistemas de privación de libertad y de la tortura y la violencia institucional.

Ver Archivo